Monday, January 26, 2015

La UNCION en Tierra Extraña

(1 Samuel 5)
“Cuando los filisteos capturaron el arca de Dios, la llevaron desde Eben-ezer a Asdod.
Y tomaron los filisteos el arca de Dios, y la metieron en la casa de Dagón, y la pusieron junto a Dagón.
Y cuando al siguiente día los de Asdod se levantaron de mañana, he aquí Dagón postrado en tierra delante del arca de Jehová; y tomaron a Dagón y lo volvieron a su lugar.
Y volviéndose a levantar de mañana el siguiente día, he aquí que Dagón había caído postrado en tierra delante del arca de Jehová; y la cabeza de Dagón y las dos palmas de sus manos estaban cortadas sobre el umbral, habiéndole quedado a Dagón el tronco solamente.
Por esta causa los sacerdotes de Dagón y todos los que entran en el templo de Dagón no pisan el umbral de Dagón en Asdod, hasta hoy.
Y se agravó la mano de Jehová sobre los de Asdod, y los destruyó y los hirió con tumores en Asdod y en todo su territorio.

1 Samuel 5 relata la captura del Arca de Dios por los Filisteos. En el Antiguo Testamento Dios había elegido como morada Suya al pueblo de Israel. Lo que indicaba que no existía otra nación que tuviera la UNCION en su territorio. El Arca de Dios era el símbolo de la Presencia de Dios en medio del pueblo. Entre las Tribus de Israel, Dios eligió la tribu de Levi para el servicio directo de Él y todo lo que simbolizaba El (Tabernáculo, Templo, Arca, etc.); los Levitas tenían a cargo el ministerio del sacerdocio. Incluso, si otra tribu intentaba tocar lo “santo” era castigado por Dios. Dentro de los Levitas había rangos de ministración. Si alguien hacia el trabajo del otro, o fuera del tiempo asignado por Dios, este era castigado. Los hijos de Aarón fueron consumidos por presentar fuego extraño al altar de Dios:Nadab y Abiú, hijos de Aarón, tomaron cada uno su incensario, y pusieron en ellos fuego, sobre el cual pusieron incienso, y ofrecieron delante de Jehová fuego extraño, que él nunca les mandó. 2 Y salió fuego de delante de Jehová y los quemó, y murieron delante de Jehová” (Levíticos 10:1-2). 1 Samuel también relata un suceso donde la gente fue castigada solo por acercarse y mirar al Arca: “Entonces Dios hizo morir a los hombres de Bet-semes, porque habían mirado dentro del arca de Jehová; hizo morir del pueblo a cincuenta mil setenta hombres. Y lloró el pueblo, porque Jehová lo había herido con tan gran mortandad” (6:19). En el Antiguo Testamento Existen varios sucesos donde Jehová Dios castigaba por la violación del orden sacerdotal establecido por El. La historia del Rey Uzias en 2 Crónicas 26, es un relato triste de orgullo y desobediencia. Este se enalteció y termino muriendo solo y con lepra. Pensó que por ser Rey podía violar el orden de Dios,  Mas cuando ya era fuerte, su corazón se enalteció para su ruina; porque se rebeló contra Jehová su Dios, entrando en el templo de Jehová para quemar incienso en el altar del incienso.17 Y entró tras él el sacerdote Azarías, y con él ochenta sacerdotes de Jehová, varones valientes.18 Y se pusieron contra el rey Uzías, y le dijeron: No te corresponde a ti, oh Uzías, el quemar incienso a Jehová, sino a los sacerdotes hijos de Aarón, que son consagrados para quemarlo. Sal del santuario, porque has prevaricado, y no te será para gloria delante de Jehová Dios.19 Entonces Uzías, teniendo en la mano un incensario para ofrecer incienso, se llenó de ira; y en su ira contra los sacerdotes, la lepra le brotó en la frente, delante de los sacerdotes en la casa de Jehová, junto al altar del incienso.20 Y le miró el sumo sacerdote Azarías, y todos los sacerdotes, y he aquí la lepra estaba en su frente; y le hicieron salir apresuradamente de aquel lugar; y él también se dio prisa a salir, porque Jehová lo había herid21 Así el rey Uzías fue leproso hasta el día de su muerte, y habitó leproso en una casa apartada, por lo cual fue excluido de la casa de Jehová…”(16-21).
        Dios es el mismo de ayer. El no ha cambiado su santidad ni orden sacerdotal. Aunque no lo vemos actuar de la forma que en el Antiguo Testamento, no indica que El haya cambiado lo establecido. Jesucristo vino a cumplir lo establecido por Su Padre. Todo aquel que recibe a Jesucristo como Rey y Señor se convierte, por adopción, en un sacerdote de Él: “…Jesucristo el testigo fiel, el primogénito de los muertos, y el soberano de los reyes de la tierra. Al que nos amó, y nos lavó de nuestros pecados con su sangre,y nos hizo reyes y sacerdotes para Dios…” (Apocalipsis 1:5-6). En el Nuevo Pacto, la Iglesia es la que lleva Su Gloria y ministra Su Amor y Gracia a los gentiles. 1 Pedro enuncia: “Pero vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido para posesión de Dios, a fin de que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable; 10 pues vosotros en otro tiempo no erais pueblo, pero ahora sois el pueblo de Dios…” (2:9-10). La iglesia de Jesucristo esta designada, en este tiempo, hacer el papel sacerdotal implementado desde los tiempos antiguos. Esta debe asegurarse que el Altar de Dios y Sus utensilios no son mal utilizados ni administrados. Penosamente, igual que en el AT, algunos hacen mal administración de lo “santo” de Dios.
Aparte del Altar, donde ministran personas en pecado, abusando de la Gracia de Dios, la Santa Cena y el Aceite de Unción son algunas de las cosas mal utilizadas por la iglesia. El apóstol Pablo, en 1 Corintios 11, expresa su furor por aquellos que hacen uso indigno de la Cena del Señor, “Por tanto, cuando os reunís, esto ya no es comer la cena del Señor, 21 porque al comer, cada uno toma primero su propia cena; y uno pasa hambre y otro se embriaga. 22 ¿Qué? ¿No tenéis casas para comer y beber? ¿O menospreciáis la iglesia de Dios y avergonzáis a los que nada tienen? ¿Qué os diré? ¿Os alabaré? En esto no os alabaré” (20-22 LBLA). En los versículos 11-30, el apóstol hace hincapié advirtiendo y declarando las consecuencias de tomar la Cena indignamente: “De manera que el que coma el pan o beba la copa del Señor indignamente, será culpable del cuerpo y de la sangre del Señor. 28 Por tanto, examínese cada uno a sí mismo, y entonces coma del pan y beba de la copa.29 Porque el que come y bebe sin discernir correctamente el cuerpo del Señor, come y bebe juicio para sí. 30 Por esta razón hay muchos débiles y enfermos entre vosotros, y muchos duermen…” (11:27-30).
Con relación al Aceite de la Unción esto es lo que dice Jehová Dios: Y harás de ello el aceite de la santa unción, mezcla de perfume, obra de perfumador; será aceite de santa unción. 26 Y con él ungirás la tienda de reunión y el arca del testimonio, 27 la mesa y todos sus utensilios, el candelabro y sus utensilios, el altar del incienso, 28 el altar del holocausto y todos sus utensilios, la pila y su base. 29 Los consagrarás y serán santísimos; todo aquello que los toque será santificado. 30 Y ungirás a Aarón y a sus hijos y los consagrarás para que me sirvan como sacerdotes. 31 Y hablarás a los hijos de Israel, diciendo: “Este será aceite de santa unción para mí por todas vuestras generaciones. 32 “No se derramará sobre nadie, ni haréis otro igual en las mismas proporciones; santo es, y santo será para vosotros. 33 “Cualquiera que haga otro semejante, o el que ponga de él sobre un laico, será cortado de entre su pueblo.” Con toda esta explicación bíblica, aun observamos ministros ungiendo gentiles y sus casas. Cuando lo ‘santo’ es usado en cosas no santas, conlleva a enfermedades (lepras, tumores, etc.) y otras maldiciones. El Aceite es para uso sacerdotal en la ministración de la casa de Dios. Se usa para la unción de los enfermos (Santiago 5:14; Marcos 6:13); para ungir a uno elegido para el ministerio (1 Samuel 16:13); para separar un instrumento para el servicio de Dios. “En la Unción, el aceite trae la dimensión de muerte y resurrección.” El Aceite es símbolo de la presencia del Espíritu Santo. Entonces, ¿cómo es que se usa deliberadamente? Ministros falta de entendimiento y sabiduría causan estragos, tribulaciones y hasta la muerte cuando utilizan lo de Dios en cosas no santa.
Al que le falte conocimiento y sabiduría, pídale a Dios que se la dé. No debemos andar ejecutando todas las practicas vemos en otros ministerios. Si sientes duda, pide al Espíritu Santo discernimiento, no hagas las cosas porque ves a otros haciéndolas o por costumbre. Dios es el mismo de ayer y para siempre, El no ha cambiado lo que prescribió y dicto en la antigüedad. Solo en Cristo somos justificados y tenemos Su Gracia y Misericordia. El que no está en Cristo, está a merced de la ira y justicia de Dios.
El Altar, la Santa Cena y el Aceite de la Unción deben respetarse y no usarse indignamente, a la ligera.




Friday, January 23, 2015

La Gloria de Dios Deja El Templo

“12 Y un hombre de Benjamín corrió del campo de batalla, y llegó aquel mismo día a Silo, con sus vestidos rotos y polvo[g] sobre su cabeza. 13 Cuando llegó, he aquí que Elí estaba sentado en su asiento junto al camino esperando ansiosamente[h], porque su corazón temblaba por causa del arca de Dios. Así pues, el hombre fue a anunciarlo en la ciudad, y toda la ciudad prorrumpió en gritos. 14 Cuando Elí oyó el ruido de los gritos, dijo: ¿Qué significa el ruido de este tumulto? Entonces el hombre se acercó apresuradamente y dio la noticia a Elí. 15 Elí tenía noventa y ocho años, sus ojos se habían cegado[i] y no podía ver. 16 Y el hombre dijo a Elí: Yo soy el que vine del campo de batalla. Hoy escapé del campo de batalla. Y Elí preguntó: ¿Cómo fueron las cosas, hijo mío?17 Respondió el que trajo la noticia y dijo: Israel ha huido delante de los filisteos, además ha habido gran matanza entre el pueblo, también han muerto tus dos hijos, Ofni y Finees, y el arca de Dios ha sido tomada. 18 Y sucedió que cuando mencionó el arca de Dios, Elí cayó de su asiento hacia atrás, junto a la puerta, se rompió la nuca y murió…”1 samuel 4:12-18

Cuando la Gloria de Dios deja el templo ocasiona tumulto y caos en la vida del individuo. El Espíritu Santo que mora en el individuo deja esa casa y esta queda desolada, a riesgo de que entren espíritus peores de lo que instigaron el pecado. Gritos de desesperación, caídas inesperadas, mente perturbada y hasta la muerte física acecha.
La Gloria de Dios mora en templos vivos, por lo tanto, cada persona es responsable de que esta permanezca activa. En el Antiguo Testamento, el Arca representaba la presencia de Dios en ese lugar. Esta presencia era exclusiva donde el Arca era depositada. Lo cual conllevaba que toda persona en ese lugar fuera bendecida por la presencia de Dios. A la misma vez, si alguien pecaba, todo el pueblo era castigado. La presencia del Arca no hacia distinción de persona. El pueblo se quejo ante Dios de que todos sufrían el pecado y desobediencia de algunos. Presentaron ante Jehová escenas o ejemplos de personas obedientes sufriendo la ira de Él, porque otros habían pecado y desobedecido Su orden. No veían justo este dilema (Ezequiel 18). Entonces Jehová escucho al pueblo y tomo caso en el asunto. Ezequiel 18:19-20 relata el edicto proclamado por Dios: 19 Y vosotros decís: “¿Por qué no carga el hijo con la iniquidad de su padre?” Cuando el hijo ha practicado el derecho y la justicia, ha observado todos mis estatutos y los ha cumplido, ciertamente vivirá. 20 El alma que peque, ésa morirá. El hijo no cargará con la iniquidad del padre, ni el padre cargará con la iniquidad del hijo; la justicia del justo será sobre él y la maldad del impío será sobre él.
La presencia de Dios deja el templo cuando este se vuelve abominable. Dios no puede morar en lugares donde el pecado mora de manera abundante. Es diferente pecar y arrepentirse de corazón, que pecar y sentirse culpable, por el momento, sin haber arrepentimiento genuino. El que siente culpabilidad con el tiempo tiende a volver al pecado, y este comportamiento se hace rutinario. Abusando así de la Gracia de Dios en su vida. Con el tiempo el Señor se cansa y Su ira se manifiesta. Isaías 1:11-14 expone el cansancio y fastidio de Dios ante un pueblo que pecaba y desobedecía en desmedida, a conciencia, luego venia al sacerdote a ofrecer ofrendas de ‘culpabilidad’ a Dios. Este pueblo empalago a Jehová con sus arrepentimientos vanos. 11 ¿Para qué á mí, dice Jehová, la multitud de vuestros sacrificios? Harto estoy de holocaustos de carneros, y de sebo de animales gruesos: no quiero sangre de bueyes, ni de ovejas, ni de machos cabríos.12 ¿Quién demandó esto de vuestras manos, cuando vinieseis á presentaros delante de mí, para hollar mis atrios?13 No me traigáis más vano presente: el perfume me es abominación: luna nueva y sábado, el convocar asambleas, no las puedo sufrir: son iniquidad vuestras solemnidades.14 Vuestras lunas nuevas y vuestras solemnidades tiene aborrecidas mi alma: me son gravosas; cansado estoy de llevarlas. 1 Samuel 15: 22-23 igualmente expresa lo que le agrada a Dios y la consecuencia que acarrea el desobedecerle atrevidamente. Dios no puede ser burlado. El que Su misericordia este presente no significa que no castigara el pecado, especialmente aquel que peca a conocimiento de esa misericordia, así abusando de ella.
        El que peca deliberadamente esta a riesgo de que la Gloria de Dios lo abandone. Hebreos 10 advierte las consecuencias que le vendrían al que peca adrede; aquél que continua pecando a conciencia. “26 Porque si continuamos pecando deliberadamente después de haber recibido el conocimiento de la verdad, ya no queda sacrificio alguno por los pecados,27 sino cierta horrenda expectación de juicio, y la furia de un fuego que ha de consumir a los adversarios. 28 Cualquiera que viola la ley de Moisés muere sin misericordia por el testimonio de dos o tres testigos. 29 ¿Cuánto mayor castigo pensáis que merecerá el que ha hollado bajo sus pies al Hijo de Dios, y ha tenido por inmunda la sangre del pacto por la cual fue santificado, y ha ultrajado al Espíritu de gracia?” (26-29).
          Estos versículos de Hebreos hablan por sí mismo. Mejor es arrepentirse de corazón y pedir ayuda al Espíritu Santo, el cual está dispuesto ayudarnos a vencer la concupiscencia que nos atrae a pecar deliberadamente, que perder la presencia de Dios en nuestra vida.  Cuando el Espíritu Santo se va del hombre, como le paso al rey Saúl (1 Samuel 15), solo queda una horrenda sensación de culpa que abruma, y si no hay arrepentimiento genuino, de corazón, hasta hace que el hombre vuelva a su pocilga, y hasta la muerte física.
Todavía hay tiempo, la misericordia de Dios te esta alcanzado al leer este material. No desaproveches esta oportunidad, podría ser la última que recibas. Mi oración es que atienda a esta advertencia para que no sufras el dolor de la separación del Espíritu Santo de tu vida. El mundo no vale la pena, seguir a Cristo y obedecer los mandamientos de Dios, eso sí es lo bueno del hombre. Hacer esto trae paz espiritual pero sobre todo ¡paz con Dios!

Monday, January 19, 2015

Primero Tu Casa

Juan 1:11ª
“A los suyo vino…”

La Biblia está llena de referencias acerca de la necesidad de atender la familia, dando énfasis al cuidado de “los tuyo” primeramente y luego los demás. La primera parte del versículo referenciado (Juan 1:11) ilustra que Jesús vino primero a los suyos. La Biblia presenta varios acontecimientos, pero existe una historia en particular que muestra, de una forma directa y precisa el mensaje de atender y saciar “los tuyos” y después a los demás. Esta mujer Sirofenicia  buscaba ayuda del Maestro para su hija. Ella era gentil, pero había oído del Maestro y fue en su busca. “Una mujer cuya hijita tenía un espíritu inmundo, fue y se postró a sus pies. 26 La mujer era gentil, sirofenicia de nacimiento; y le rogaba que echara fuera de su hija al demonio. 27 Y El le decía: Deja que primero los hijos se sacien, pues no está bien tomar el pan de los hijos y echarlo a los perrillos” (Marcos 7: 25c-27). Esta historia presenta a un Jesús que parecía carecer de piedad a la necesidad de esta mujer. Muchos perciben esta anécdota bíblica como algo controversial al carácter de Jesús. En realidad, con este comentario, el Maestro dejo claro la importancia de “los tuyos.” Muchos cristianos, Lastimosamente, están haciendo lo contrario. Se enfocan y preocupan en la predicación y salvación de los demás mientras su familia está en necesidad de salvación o restauración. Ministros predicando, salvando y restaurando vidas para Cristo, mientras su familia está perdida en un infierno terrenal. No me refiero aquellos que continúan  testificando a sus familiares, sino de aquellos que se han dado por vencidos porque la familia le rechaza su fe. Algunos piensan que por predicar a los perdidos y servir en la congregación sus familiares serán salvos. Se guían por el versículo: “Cree en el Señor Jesús, y serás salvo, tú y toda tu casa” (Hechos 16:31), pero esto no quita que continuemos el trabajo familiar de salvación y restauración.
Hechos 1:8 connota el orden que se debe seguir en cuanto a servicio, predicación y ministración se refiere. …”y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.” Jerusalén, en un sentido figurado, simboliza “los tuyos.” También es necesario entender que “los tuyos” no representa únicamente a la familia biológica, sino también la familia en la fe. Muchos pastores descuidan las ovejas de su redil. Estos consideran que estas ovejas no necesitan ni requieren el grado de atención de las perdidas o descarriadas, y solo se preocupan por añadir más ovejas al redil.  La realidad es que muchas de las existentes están perniquebradas, heridas, dañadas, en necesidad de ser atendidas. Algunos pastores no entienden los éxodos en su congregación, y se preguntan por qué el Espíritu Santo no sigue añadiendo “los que han de ser salvos” a su ministerio. Hombres sin discernimiento, ¿Cómo va el Espíritu Santo añadir más ovejas a un redil que no es atendido por su pastor?
Es necesario un despertar pastoral de la necesidad interna de su congregación. Miembros emigrando y pastores que no se dan cuenta. Es tan poco el valor que les dan a sus ovejas que no invierten tiempo con ellas para conocerlas y saber sus necesidades personales. Ni siquiera se perciben cuando se van del redil. Estos solo piensan en como atraer más; su enfoque es externo. Invierten en programas y actividades evangelisticas, con mucho atractivo, para promover su ministerio, haciéndose omiso a la necesidad interna de la congregación.  No están viendo lo que está sucediendo en su congregación porque están mirando el redil de al lado para competencia.  Que Dios tenga misericordia de esos líderes.
Jesús vino a los suyos, y aunque estos no le recibieron no dejo de tratar de predicarles las buenas nuevas. Siempre que tuvo la oportunidad lo hacía. Podía salir de Jerusalén pero siempre regresaba con la esperanza de dar a conocer el Reino de Dios en medio de ellos. El Mesías prometido con tantas ansias esperaba, pero su venda religiosa no le permitió ver lo que tenían en medio de ellos; frente a ellos. Muchos pastores no ven lo que está sucediendo en medio de ellos, con las ovejas, porque su enfoque esta distorsionado. Israel esperaba un Mesías llegando con un gran ejército y perdieron la oportunidad brindada. Pastores están perdiendo su redil porque le falta trato; no están recibiendo amor ni cuidado de su pastor. Muchas se sienten solas y abandonadas. El Espíritu Santo no las dejara sola. Le dará otro pastor que las cuide y ame así como Cristo ama Su iglesia. El buen pastor deja las 99 para irse en busca de la que está perdida, herida, enferma. El buen pastor conoce sus ovejas y ellas lo conocen a él. Existe una relación cercana, este siente el dolor de ella y la cuida. En esto se conoce el pastor con llamado al asalariado, este cuida las ovejas que tiene en su redil, no anda en competencia, ni procura atraer las ovejas de otro redil.
 Analiza y evalúa tu ministerio pastor. Antes que venga el Espíritu Santo y te ponga en balanza.
Que Dios continúe añadiendo más ovejas a los pastores llamados por El.  


Saturday, January 10, 2015

Hombres insensatos

(Jueces 16:4-21; Mateo 16:1-4)

“El amor ciego es peligroso, sobre todo cuando el hombre cae en manos de una extranjera.”


El hombre insensato carece de sabiduría e inteligencia. Este basa sus decisiones en las emociones y el sentir. Cuando esto hacemos tendemos a equivocarnos, y las consecuencias son devastadoras…hasta morir. Esto le paso a Sansón, hombre separado por Dios, para Dios. Lamentablemente este carecía de sabiduría, lo cual produce falta de dominio propio. Jueces 16 muestra una fotografía clara de un hombre insensato. Aunque elegido desde el vientre de su madre con un propósito especifico (Jueces 13), este juez de Israel era impulsivo, almático, no escuchaba razones ni consejos. Razón tenía Salomón cuando pidió sabiduría en vez de riquezas materiales. La falta de sabiduría engendra necedad e insensatez. Este síndrome (insensatez) es tan grave que no permite al individuo ver ni escuchar; venda los ojos y oídos de una manera global. Pero como Sansón, así muchos cristianos en este tiempo. El titulo ministerial, o la educación bíblica no es símbolo de sabiduría. Estos no abolen o invalidan la insensatez.

La Sabiduría es un don de Dios. Salomón entendía esto. Salmos 111:10 anuncia que el principio de la sabiduría  es el temor a Jehová. Santiago exhorta que…”si alguno de vosotros se ve falto de sabiduría, que la pida a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada” (1:5). Existen dos tipo de sabiduría, la terrenal y la de lo alto, la que viene del cielo. Santiago 3 del 13-18 presenta estos dos tipo de sabiduría: 13 ¿Quién es sabio y entendido entre vosotros? Que muestre por su buena conducta sus obras en mansedumbre de sabiduría. 14 Pero si tenéis celos amargos y ambición personal en vuestro corazón, no seáis arrogantes y así mintáis contra la verdad. 15 Esta sabiduría no es la que viene de lo alto, sino que es terrenal, natural, diabólica. 16 Porque donde hay celos y ambición personal, allí hay confusión y toda cosa mala. 17 Pero la sabiduría de lo alto es primeramente pura, después pacífica, amable, condescendiente, llena de misericordia y de buenos frutos, sin vacilación, sin hipocresía. 18 Y la semilla cuyo fruto es la justicia se siembra en paz por aquellos que hacen la paz.”

El hombre insensato es torpe y no tiene conocimiento (Salmos 92:6; Proverbios 30:2). Este actúa como una bestia (Salmos 73:22; 32:9) y no entiende justicia (Proverbios 28:5). La sabiduría es muy alta para este (Proverbios 24:7). Proverbios está repleto de advertencia contra la insensatez y necedad. Salomón, a su tercera edad, advirtió lo que surge de un corazón insensato, necio. A este le fue dada Sabiduría del cielo, pero aun decidió ser necio. Entendiendo las dos facetas (sabiduría vs insensatez), ya que vivió en ambas, escribió Eclesiastés y Proverbios para advertir al hombre de los males que acarrea la insensatez vs la grandeza de la sabiduría viviendo en el temor de Jehová. Este autor, aunque le fue dado sabiduría de lo alto, decidió vivir en insensatez y necedad. Con esto entendemos, que aunque Dios nos cede el favor de la sabiduría, está en nosotros decidir qué hacemos con ella.   

Así como a Sansón, ¿cuántas veces somos advertidos del mal que nos acecha? ¿No fueron suficientes las señales para que Sansón entendiera que esta Dalila, aparte de ser filistea, lo que deseaba era destruirlo? ¿Por qué Sansón carecía de discernimiento espiritual? Hasta un niño entendería lo que estaba pasando y se hubiera alejado inmediatamente de ese escenario. Entonces, ¿Qué le paso a Sansón? Las señales fueron claras. Dios le dio amplia oportunidad de escapar de ese ambiente, entendiendo que esta mujer solo buscaba su ruina. A Sansón le gano la insensatez y necedad. Pero el no es el único. La historia de Sansón se sigue repitiendo en estos tiempos. Escuchamos de hombres Nazareos actuando de la misma manera que Sansón. Algunos han perdido la unción y a otros el Espíritu Santo aun le está dando oportunidad de que reaccionen y escapen de la insensatez y necedad y regresen a la sabiduría de Dios. La historia de Sansón es muy triste. Esta ha sido registrada en Las Sagradas Escrituras para nuestro conocimiento y entendimiento. No seamos necios pensando que esto no pasó literalmente. Sansón fue real y así como le paso a él nos puede pasar a nosotros si pasamos por alto las advertencias del Espíritu Santo. Dios no puede ser burlado, y aunque te haya elegido como nazareo no violara Su orden de disciplina y consecuencias.

Evalúa tu caminar delante de Dios. Mira si hay en ti camino de perversidad y pídele a Dios fuerzas para salir de ese ambiente que te tiene atrapado y esclavizado. Sansón fue un esclavo de sus emociones lo cual lo llevo a la necedad e insensatez. Si Dios te permitió leer este material, míralo como otra oportunidad El te brinda para liberarte y sacarte de donde estas. El tiene pensamiento de bien y no de mal para tu vida. El desea seguir usándote para Su Reino, no permita que la necedad e insensatez reine en ti y mueras. Esta podría ser tu última advertencia de parte de Dios. El no desea avergonzarte, sacando tu necedad a la luz, al contrario, Su deseo es el de restaurarte y llenarte de Su sabiduría. No desprecies la oportunidad.

Dios te de sabiduría para que tomes ventaja de esta oportunidad El te brinda.




Saturday, January 3, 2015

“Desatadle y Dejadle Ir”

(Capitulo quarto de mi Tesis presentada en el 2013)

“Dijo Jesús: Quitad la piedra. Marta, la hermana del que había muerto, le dijo: Señor, hiede ya, porque es de cuatro días. Jesús le dijo: ¿No te he dicho que si crees, verás la gloria de Dios? Entonces quitaron la piedra de donde había sido puesto el muerto. Y Jesús, alzando los ojos a lo alto, dijo: Padre, gracias te doy por haberme oído. Yo sabía que siempre me oyes; pero lo dije por causa de la multitud que está alrededor, para que crean que tú me has enviado. Y habiendo dicho esto, clamó a gran voz ¡Lázaro, ven fuera! Y el que había muerto salió, atadas las manos y los pies con vendas, y el rostro envuelto en un sudario. Jesús les dijo: Desatadle, y dejadle ir” (Juan 11: 39-44VRV).
            Las ataduras internas no desaparecen con la conversión. En su artículo ‘Sanidad del Alma’Guillermo Maldonado escribe, “las personas creen que una vez que reciben a Cristo, ya se terminaron todos los problemas y que todo es hecho nuevo. La pregunta es: ¿en qué parte de su ser total fue hecho todo nuevo? fue en el espíritu; el alma y el cuerpo siguen siendo los mismos.”A la voz de Jesús,Lázaropudo haber salido de aquella tumba sin vendasni sudario, el debió haber salido corriendo, gozoso, danzando, saltando – ¡la vida le había sido devuelta!  ¿Quién es aquel que regrese de la muerte, después de cuatro días muerto, no salta de regocijo? Jesús le estaba dando a Lázaro una nueva oportunidad de vida para hacer las cosas diferentes.Este fue liberado de la muerte, pero seguía atado y vendado. La historia de Lázaro muestra enforma literal, visible, lo que sucede después de la conversión a Cristo. El alma es liberada durante la conversión, pero la sanidad de esta toma su tiempo.La santificación es la vía por la cual el alma sana, y esta es un proceso. En este proceso, el Espíritu Santo obra en la mente, corazón (alma) del creyente, encaminándolo hacia un varón perfecto, sin heridas en el alma, preparándolo para la llegada de su Amado.
            Al hombre se puede engañar, pero a Dios no, El conoce lo más profundo del ser creado. Al hombre natural las atadurasenraizadas le son visibles mediante el comportamiento, pero Dios conoce el interior del hombre. En Cristo se obtiene la salvación del alma y libertad del espíritu, más la santificación es el trabajo del Espíritu Santo. Elalma del hombre se va contaminando con el tiempo, las continuas heridas de la vida y los traumas avivan cicatrices pasadas; la falta de perdón a sí mismo y a los demás causa que el alma continúe atada. La obra de sanidad y santificación en el creyente es continua y termina cuando Cristo venga por Su iglesia. El creyente va escalando peldaños, y cada herida sanada en su alma lo acerca más a Cristo; lo hace más semejante a su Maestro. Tesalonicenses 5:23 revela que la santificación es un proceso: “y que el mismo Dios de paz os santifique por completo; y que todo vuestro ser, espíritu, alma, y cuerpo, sea preservadoirreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo” (LBLA).
            La mayoría de hombre tiene dentro de sí heridas del pasado. Muchas veces estas heridas están profundamente arraigadas, al punto que ni el individuo que la acarrea la detecta. “Es a través de esas heridas que satanás encuentra un asidero para acosar a su víctima.  Estas heridas nos atan al pasado y a la persona que nos hirió, se infectan con otros espíritus malignos y se van acrecentando.  Los demonios se unen entre sí para formar una cadena de opresión en la persona, a mayor cantidad de demonios, mayor el grado de esclavitud” (Vida Nueva Para El Mundo). El Rechazo es una de las heridas más desequilibrante y dañina. La persona rechazada está en riesgo de desarrollar problemas emocionales que no atendidos a tiempo, pueden generar trastornos mentales.“El rechazo es un espíritu maligno que con frecuencia obtiene entrada prenatal” (Vida Nueva).  Este mal del alma, el cual puede originarse en el vientre de la madre, se considera el más desbastador de las heridas del alma.Algunas de las manifestaciones o señales de este mal son el aislamiento, la adición, estima baja, enojo, ira, violencia, orgullo, celos, envidias, maledicencia.  En muchas ocasiones el rechazo repetido puede ocasionar que la persona carezca de emoción, induciendo al individuo a comportamientos antisociales, y hasta homiciditos. Este tipo de persona tiende a fracasar en sus relaciones interpersonales; no mantiene relaciones duraderas, y su relación con Dios carece de fundamentos, ya que se le dificulta confiar sus sentimientos a alguien. “Una necesidad básica del ser humano es ser amado.  Cuando nos sentimos amados y aceptados desarrollamos de manera espontánea, confianza en nosotros mismos y podemos aceptar y amar a los demás” (Vida Nueva).
Así comoel rechazo, existen otros males arraigados en el alma.Cristo libero el alma para que fuera libre, no que continuara amarrada y atada por heridas del pasado. En Cristo está la fuerza espiritual para sanar los males del interior, males que han mantenido el alma esclava. El Salvador del alma desea que esta sane y prospere, es la única manera que se goce de la Salvación.“Hay muchos creyentes que han nacido de nuevo, irán al cielo, son hijos de Dios y el Espíritu Santo vive en ellos. Sin embargo, siguen atados al pasado y a las heridas recibidas; continúan atados a vicios y son víctimas de la depresión, dejándose dominar por sentimientos de rechazo, complejos de inferioridad, ataduras sexuales, temores, inseguridades, y además, arrastran maldiciones generacionales; por esa razón, necesitan recibir la sanidad interior y la liberación” (Guillermo Maldonado, Sanidad del Alma).
            Algunas personas no sanan, aunque están en Cristo Jesús, ya que carecen de perdón y olvido. Según el artículo de Vida Nueva, “La llave de la sanidad interior es el perdón.” Existen personas que en vez de vivir en el gozo de Cristo, están viviendo en miseria espiritual y emocional.La depresión, ansiedad, el enojo, la maledicencia, la amargura, el odio yel rencor son sus aliados y compañeros. Estas son personas infelices, todo le parece mal y miranla vida oscura; no pueden ver la claridad porque su alma esta en tinieblas; están atados por heridas del pasado; heridas que continúan abiertas. Es triste reportar que la iglesia de Jesucristo está llena de creyentes  enfermos del alma, perniquebrados, muertosespiritualmente. A estos creyentes, muchas veces, se les maltrata con acusaciones de falto de fe y vida espiritual cuando en realidad lo que necesitan es ayuda para ser desatados y poder ser libres para marchar hacia el propósito de Dios para sus vidas.  “Desatadle y Dejadle ir” fue la orden de Jesús a Sus discípulos, El No dijo a Lázaro Desátate y Vete. Lázaro no podía desatarse solo de los lienzos y vendas que no lo dejaban moverse, estaba embalsamado.  Aquellos creyentes enfermos del interior (alma) necesitan dirección y ayuda de los hermanos en la fe para sanar.
Existenalgunas personas que en toda su existenciaaprendieron a vivir con traumas y heridas, de tal modo que no perciben el daño estas han causado en su vida, para ellos su vida es normal. Otras personas  viven en negación para evitar enfrentarse a la realidad de su alma, mientras que otras simplemente se niegan a reconocer la existencia de sucesos traumáticos en su vida, así evitando sentimientos de culpa, estás personas estánconformes como viven y aceptan su vida. Incluso, estos son cristianos activos en la iglesia, en la comunidad; siempre están dispuestos y disponibles cuando se les invita para la obra del Señor; oran, ayunan, hacen obras de caridad, pero ¿quiénes son detrás del telón? Dios escudriña los corazones y ve más allá del hombre; es fácil engañar al hombre, pero nunca a Dios.Las heridas emocionales no pueden mantenerse escondida por siempre, el cuerpo no está diseñado para destrucción propia, es lo que sucede cuando las enfermedades emocionales no se descargan apropiadamente. Las heridas del alma no sanan con ignorarlas, se deben enfrentar. “Cuando intenta esconderse detrás de la puerta del dolor (las emociones heridas), va a tener que regresar a través de la misma puerta para adquirir su libertad” (Maldonado).
            Jesús ordeno a los discípulos que desataran a Lázaro, solo desatado este podría caminar. Jesús le da vida al hombre para que viva sana y libremente. El usa  herramientas, en este caso los discípulos, para que ayudaran a Lázaro ser completamente libre y pudiera marchar.La sanidad interior o sanidad del alma, es el proceso mediante el cual el individuo es liberado de ataduras que le impiden gozar de su nueva vida en Cristo. Lázaro tenía nueva vida en Cristo, pero aún no podía gozar de esa vida porque estaba atado. Igual que en Su tiempo, Jesucristo continúa hoy usando lo que está disponible a Él para la edificación de Su iglesia. El usa sus ministros: Pastores, Maestros, Profetaspara que edifiquen Su iglesia. El desea una Iglesia que marche con pisadas firmes,una Iglesia que se goce del evangelio y las promesas del Padre.
Dentro de la ministración espiritual esta la ministración del Alma. Esta debe de ser ministrada para libertad interna, y así poder ejercer su potencial en Cristo. Jesús ministro sanidad en el cuerpo de Lázaro para que volviera a la vida; Él le devolvió espíritu de vida a su alma, en cambio, a los discípulos le toco ministrar sanidad interior, para que Lázaro fuera completamente libre. Esta historia bíblica refleja, de una manera literal yvisiblelo que sucede en la conversión a Cristo. Se puede inferir que el Maestro quiso mostrar el proceso de restauración del ser integral.El ministrante de la sanidad interior debe conocer las áreas de necesidad del que va a ser ministrado, del mismo modo, la persona que va a ser ministrada debe identificar esas áreas  y entender su necesidad de sanidad interior; este debe enfrentar sus heridas.El ministrante tampoco debe ministrar a la ligera. La Escritura recomienda no ser ligeros al ministrar ni imponer las manos (1 Timoteo 5:22). “A la hora de ministrar sanidad, debemos diferenciar las causas y los orígenes de las enfermedades, distinguiendo cuando estas proceden del pecado, del castigo, de la violación de las leyes, o al desgaste producido por la edad y la dureza de la vida. Partiendo de esta clasificación, estableceremos que las enfermedades tienen diferentes orígenes o causas” (Vida Nueva). Cristo tiene el poder para sanar todas las enfermedades sin importar su género u origen, El conoce al individuo y lo que ha transcurrido en su vida. Jesús penetra las áreas de dolor y pone ungüento sanador, pero El desea que las dolencias internas se confiesen y que confiemos en Él. El rey David entendió que mientras callaba su dolencias su alma se envejecía (Salmo 32:3), por lo que confió en Su Creador y le hablo de sus padecimientos. David reconoció que Su Creador sabía los traumas de su niñez, heridas que afectaban su vida actual.El secreto de la sanidad interior comienza en aceptar que existen heridas que han estado gobernando el interior, que estas se deben confesar para que no ejerzan más poder en el individuo.
Las experiencias dolorosas y traumáticas en la vida del hombre determinan sus relaciones y desenvolvimiento a las situaciones presentes.  “En la vida emocional no hay espacio ni tiempo, lo que afectó al individúo en el pasado tiene vigencia en el presente y futuro. Somos el producto de todas las experiencias de nuestra vida. Si hubo heridas en el pasado, estas distorsionan lo que percibimos en el presente” (Nueva Vida). Las  reacciones a simples sucesos de la vida, revelan cómoestáel alma. A veces la persona se expresa de manera violenta a cosas simples, esto es una muestra que existen ataduras que aun gobiernan el interior. El organismo nada olvida. La mente es como una grabadora que todo lo registra y las heridas que permanecen sin sanar afectan las emociones y el pensamiento controlando el carácter y comportamiento, al no actuar para eliminarlas, estas permanecerán afectando y regulando la vida en toda dimensión. La televisión, el internet, los periódicos y revistas, relatan de sacerdotes y ministros de la Palabra de Dios envueltos en pecado. Algunos juzgarían que situaciones presente incito estos ministros a dicho comportamiento, pero después de extensas investigaciones la verdad sale a relucir, descubriendo que tales hombres y mujeres vivían doble vida. Estos predicaban La Palabra pero se le dificultaba vivirla ya que traían arraigado en el alma traumas y heridas del pasado. La Escritura relata en Lucas 8:17 que todo,eventualmente, se conocerá: “Pues no hay nada oculto que no haya de ser manifiesto, ni secreto que no haya de ser conocido y salga a la luz” (LBLA).El Espíritu revela el estado del corazón y ofrece al individuo oportunidades para que actúe. El trae al consciente las heridas reprimidas, no para avergonzar sino para sanar, y lo recomendable es actuar de inmediato, para evitar que las mismas ataduras avergüencen, mostrándose en cualquier momento de catarsis. El Padre celestial desea que todas las ataduras que impiden acercarse a Él sean desatadas; El desearevelar Su propósito en la vida del creyente y que este marche en ese propósito.
Los ministros con enfermedad del almatienden impedir y negara otros creyentes la oportunidad de sanar las heridas del alma. De la manera que ellos están enfermos y rechazan la ayuda del Espíritu Santo para que sane sus heridas, también obstaculizan para que otros sanen. Algunas congregaciones cierran sus puertas porque los pastores no permitenque el Espíritu Santo sea quien gobierne, con esto son piedra de tropiezos a los miembros de la congregación.  Estos detienen la ministración del Espíritu al no cederle lugar al El para que trabaje en sus vidas y en las vidas de los miembros.  Dios es celoso con la Iglesia, Su Hijo Jesucristo pago un precio muy alto para rescatarla, pero El en Su misericordia y Gracia les da oportunidad a estos pastores y ministros para que se arrepientan y se conviertan.En caso que el ministro rechace la reprensión del Espíritu, entonces conocerá al Padre como “fuego consumidor.” El Padre Celestial no va a permitir que la Iglesia perezca bajo el mando de un ministro tirano, quizás asalariado, que no tiene amor por la iglesia, Él siempre va a defender la perniquebrada, la indefensa, la subyugada por un Pastor sin entendimiento, que rehúsa la ayuda del Espíritu para restaurar su vida y la de los miembros.
Los capítulos dos (2) y tres (3) de Apocalipsismuestran al Espíritu hablándole a las iglesias. Una de ella cree estar viva, pero el Espíritu le dice que está muerta. A veces se interpreta que el estar predicando y en crecimiento número es sinónimo de crecimiento espiritual. El Espíritu le dice a la iglesia en Sardis: “Y escribe al ángel de la iglesia en Sardis: El que tiene los siete Espíritus de Dios y las siete estrellas, dice esto: 'Yo conozco tus obras, que tienes nombre de que vives, pero estás muerto.2 'Ponte en vela y afirma las cosas que quedan, que estaban a punto de morir, porque no he hallado completas tus obras delante de mi Dios.3 'Acuérdate, pues, de lo que has recibido y oído; guárdalo y arrepiéntete. Por tanto, si no velas, vendré como ladrón, y no sabrás a qué hora vendré sobre ti” (3:1-3). El Espíritu habla y revela antes de actuar. Muchas veces habla al corazón y otras por medio de sus mensajeros, los profetas.Aquellos sensibles a Él escuchan y se humillan, arrepentido, como lo hizo el rey Josías (2 Crónicas 34), pero otros, en su orgullo y falta de discernimiento, reniegan el mensaje. Estos acusan al mensajero (profeta) de mentiroso, y en muchas ocasiones lo avergüenzan delante de la congregación. El Espíritu sigue siendo paciente, hasta el día que todo sale a la luz y el ministro es expuesto y entregado a satanás: “En ese momento, entreguen a Satanás al que cometió el pecado. Su deseo pecaminoso [a] será destruido, pero su espíritu será salvo en el día en que el Señor venga” (1 Corintios 5:5). Cuando el profeta Natán llegó donde el rey David para revelarle su pecado (2 Samuel 12), David no se enojó conel profeta ni lo avergonzó delante de sus servidores, al contrario, se humillo aceptando su pecado y la reprensión de él, y aunque su pecado incurrió en consecuencias, por la magnitud de su humildad ante Dios, David recibió el más alto título dado a un hombre por Dios: un hombre de acuerdo a Su corazón.
            La muerte de Lázaro se asemeja a la muerte de la hija de Jairo; Lázarosolo dormía. Lucas 8:40-56 relata la historia de la hija de Jairo.  Los versículos 51-55 muestran cuando Jesús entro a la casa de Jairo para ejecutar el milagro: “Y cuando Él llegó a la casa, no permitió que nadie entrara con El sino sólo Pedro, Juan y Jacobo, y el padre y la madre de la muchacha. Todos la lloraban y se lamentaban; pero Él dijo: No lloréis, porque no ha muerto, sino que duerme. Y se burlaban de Él, sabiendo que ella había muerto. Pero El, tomándola de la mano, clamó, diciendo: ¡Niña, levántate! Entonces le volvió su espíritu, y se levantó al instante, y Él mandó que le dieran de comer” (LBLA).“La obra más grande que hace el Espíritu Santo fue convencer de pecado y recordarnos que no estábamos muertos, sino que solamente dormíamos.” (Dr. Fuentes, La Libertad Del Alma). La Iglesia, en estos tiempos,está dormida. Ella solo piensa en lo suyo y en cuidar su propia casa e intereses; esta ensimismada, pero vendrá el día cuando el Señor levante Su ejército; un ejército al cual El despertara de su sueño; “El SEÑOR da su voz delante de su ejército” (v.11ª) y este despertara y se levantara. Ese ejército del que habla Joel (capitulo 2) es un ejército con ímpetu, el cual no temerá de muerte ni dolencias, dirigido por el Espíritu Santo, temible y desgarrador, poderoso dispuesto para la batalla“(v.5d), no se detendrá a nada ni nadie lo podrá paralizar, su único interés serán las cosas del Reino; este solo estará enfocado en establecer el Reino de Cristo en la tierra. Jesucristo desearía que Su iglesia, en estos tiempos, estuviera militando con ese fervor; El anhela una Iglesia despierta, sin ataduras, que ni el pasado, presente, o lo porvenir paralice su marcha. Para que esto acontezca, es necesario que la Iglesia esté libre de heridas y sanada en todas las áreas del ser integral: Alma, Cuerpo, Espíritu. Un ejército compuesto por enfermos físicos y emocionales no dará la batalla, esta perderá antes de haber salido a la guerra. La libertad en Cristo es el primer paso del ser integral. Luego este Ser debe descontaminarse y desintoxicarse para que el nuevo alimento que coma no tenga barreras para producir un efecto del 100%. Y nadie echa vino nuevo en odres viejos, porque entonces el vino romperá el odre, y se pierde el vino y también los odres; sino que se echa vino nuevo en odres nuevos” (Marcos 2:22 LBLA).Mientras el cuerpo esta intoxicado, este no podrá digerir, con eficacia, el nuevo alimento que se le está proveyendo. En Marcos 2:21 La Escritura enseña lo que sucede cuando se incrusta material nuevo en material viejo: “Nadie pone un remiendo de tela nueva en un vestido viejo, porque entonces el remiendo al encogerse tira de él, lo nuevo de lo viejo, y se produce una rotura peor.”El alma es igual al Cuerpo, esta no podrá absorber el alimento espiritual mientras existan heridas y traumas en ella, las cuales ha estado adquiriendo desde el vientre de la madre hasta el presente.
            El Dr. Fuentes, de una forma exquisita al entendimiento,explicael pasaje de Lázaro, cuando Jesús le ordeno salir de la tumba y fuera desatado por los siervos. Este Merita ser mostrado completo para mejor entendimiento y apreciación.
“Cuando nos despertó Jesús, como a Lázaro, en figura de nuestra alma que venía con vendas en los ojos, boca, oídos, manos y pies, no podíamos respirar el aire de Dios, no podíamos alabar, y la Palabra de Dios nos dice que todo lo que respire alabe a Jehová; sin embargo, no sabíamos ni podíamos hacer nada, por eso Jesús llamo a sus discípulos, a sus siervos, dándoles la orden de que quitaran las ataduras, que es figura de la ministración al alma.  Los siervos fueron y desataron a Lázaro, no fueron al cuerpo o al espíritu; fue directamente al alma, las vendas son figura de pecados, estorbos, todo aquello que nos impide el buscar a nuestro Dios con libertad.
Los discípulos son figura del discipulado, en el cual nos dan la instrucción, la enseñanza.  El Señor comienza a desatar nuestras vendas por otro medio como lo es el conocimiento de Su Palabra. Por ejemplo, aprendemos a palmera, a danzar, a cantar, a expresarnos libremente ante el Señor, aprendemos a bendecir al prójimo y al hermano todo con gozo de corazón. Cuando nos desataron, fuimos pastoreados nuevamente por El”
(La Libertad Del Alma, págs. 78-79)
Es de extrema importancia que los ministros entiendan la necesidad de ministrar el alma.La realidad es que existen creyentes, en las congregaciones, que todavía andan con lienzos, sudarios y vendas. Gracias a Dios por el Espíritu Santo que esta hoy en la iglesia para ayudarla a discerniraquellos miembros que su alma sigue atada.  ElEspíritusiempre revela al pastor o ministro la necesidad de la iglesia, y es la responsabilidad de este buscar la mejor y más efectiva ayuda disponible para ayudarla,siempre orando, intercediendo, ayunando, ministrando, y ejecutando todas las disciplinas espirituales para que la persona que necesita la ayuda sea ministrada y sanada.Los ministros, deben reconocer que varias veces la necesidad del miembro esta fuera de su capacidad, y su obligación es referir a ese miembro a la institución o profesional entrenado.
Muchos creyentes antes de convertirse a Cristo vivían vidas traumatizadas. Esas heridas causadas por los traumas y desilusiones se arraigan tan profundamente, que aun después de la conversiónse andan con ellas.Algunos se engañan a sí mismos negando el efecto esas heridas aún tienen en su presente. El Padre José Luis explica: “En muchos casos encontramos que el individuo tiene un alto grado de engaño mental; el asume que esas experiencias le afectaron pero solo en el pasado y que ya pasaron y la han perdonado. Estas personas deben reconocer que aun cuando es cierto que estas experiencias están en el pasado, en realidad siguen teniendo resultados dañinos sobre su vida en el presente” (Pasos Para Lograr La Sanidad Interior).
Existe un mover del Espíritu que está concientizando a la Iglesia reconocer la necesidad de consejeros y psicólogos cristianos. Este movimiento está surgiendo porque el Señor de la Iglesiaobserva la escasez de ministración en la Iglesia por falta de entendimiento y sabiduría de sus ministros; la iglesia está padeciendo de bruma y los ministros no se dan cuenta.Estos carecen del entendimiento de la revelación de Dios y siguen su propio intelecto, sus ideales, negando así la ayuda a los miembros heridos y anteponiendo su fariseísmo ante la necesidad del pueblo, negándoles a los miembros la sanidad de sus heridas al impedirle ser ministrados de la forma más eficaz.Las heridas del alma paralizan y dificultan la integración completa del cuerpo de Cristo. Un creyente herido tiene dificultad para formar parte del cuerpo de Cristo, este se mantieneaisladopor miedo y desconfianza a los demás.
Un alma herida no comprende la Palabra de Dios y fácilmente su fe decae, ocasionando que se quiera detener en el Camino. Este no se siente pertenecer a nada, y en ocasiones es mal entendido,rara vez se le toma en cuenta en las actividades de la iglesia y se le ignora, con esto causando más heridas de rechazo en él. Estos creyentes no pueden disfrutar del gozo y paz que hay en Cristo y en la comunión con otros hermanos. Los pastores y ministros, en vez de teorizar que la Iglesia se está infestando de consejeros y psicólogos cristianos, deberían discernir los beneficios estos pueden ofrecer a la iglesia herida del corazón. Lo mejor sería darle entrada y que estos, dirigidos por el Espíritu Santo, hagan el trabajo de ministrar sanidad a las almas.  Muchos creyentes prefieren asistir a consejeros seculares para evitar ser estigmatizados y señalados por otros creyentes, en especial pastores y ministros. Lo más sabio de un pastor es permitir que los miembros sientan la libertad de acudir done el para que este le aconseje y refiera a un profesional, el cual el pastor conoce su testimonio, de esta forma evitando que el miembro busque uno al cual el pastor no conoce.  Aun así el miembro prefiera ir a un psicólogo o consejero secular, el ministro no debe temer porque sabe la instrucción ese creyente ha recibido de él; el fundamento que tiene. El deber del ministro es fundar los miembrosen Cristo y Sus enseñanzas. La tarea de un ministro y un pastor es educar la membresía,para que en caso esta decida acudir a consejería secular, no sea engañada ni desviada con filosofías de hombre.  Jesús envió Sus discípulos para probarlos en lo que habían aprendido de Él (así como un maestro prueba un estudiante); también probó su madurez y fidelidad a Él. Estos se encontraron con filósofos, fariseos, y maestros de la Ley, pero mantuvieron su fe, incluso la defendieron, y regresaron a Cristo.
Desata la oveja y déjala ir, si regresa es porque está bien cuidada,alimentada y fundada, si no, es porque tu pastor y ministro no te ocupaste de lo más importante, alimentarla, cuidarla, educarla y fundarla en Cristo y Sus enseñanzas. No culpe al psicólogoo consejero secular de desviarte tu oveja, tú mismo no hiciste el trabajo de cimentarla para que no se fuera detrás de filosofías de hombre y de vanas palabrerías. Jesús estuvo confiando enviando y dejando ir a Sus discípulos, de igual modo debería sentirse todo pastor y ministro de Dios, confiado en el trabajo que ha hecho en la membresía de creyentes y dejando que el Espíritu Santo ejerza la obra de establecer y cimentar cada creyente en La Palabra aprendida.