Sunday, January 21, 2018

Armadura Ajena

38 Saúl vistió a David con sus ropas militares, le puso un yelmo de bronce en la cabeza y lo cubrió con una armadura. 39 David se ciñó la espada sobre sus ropas militares y trató de caminar, pues no se las había probado antes. Entonces David dijo a Saúl: No puedo caminar con esto, pues no tengo experiencia con ellas. David se las quitó, 40 y tomando su cayado en la mano, escogió del arroyo cinco piedras lisas y las puso en el saco de pastor que traía, en el zurrón, y con la honda en la mano se acercó al filisteo” (1 Samuel 17:38-40 v. LBLA).

La armadura de otro, aunque sea tu medida, no está hecha para tu diseño físico. cada persona tiene su propio fisiquee; aunque tiene la medida, no necesariamente aplica el diseño. Un ejemplo de esto son los diseños y medidas europea, estas mayormente difieren de otros países. La medida europea es numérica, y aunque otros diseñen medidas numéricas, no se aplica a la de Europa. Una vestimenta hecha para Estados Unidos tiene medida diferente a la hecha para o en Europa. Aunque Estados Unidos quiera imitar las medidas numéricas, no se acomodan a las de Europa. El mismo concepto aplica a los dones espirituales y llamados ministeriales. Muchos se visten de pastores cuando han sido diseñado (llamados) evangelistas.

Las armaduras ajenas te impiden agilidad - movilizar cómodamente. Estas no se sienten agradables en el cuerpo ya que son ajenas; no se puede circular con desahogo. El caminar, correr, lanzar, saltar se hace difícil; no se posee la misma independencia y destreza que si estuviera hecha para tu cuerpo. David no podía marchar con la vestimenta de Saúl, no fue diseñada para él, pero tampoco sabía usar la espada, no tenía destreza en ella, por lo tanto, resolvió quitársela. Después que removió la vestimenta/armadura ajena, pudo entonces conquistar y matar al gigante. Existen gigantes personales, como el desear los ministerios ajenos, que mientras no sean depuestos no podemos ejercer nuestro propio ministerio. Si no has sido elegido/escogido/llamado para cierta función, aunque te equipes y vistas no brillaras. Hasta que no te quites la armadura ajena no podrás ponerte la tuya.

La tribu de Levi fue llamada al sacerdocio (Números 3). Ellos fueron los elegidos y ungidos para ese servicio en el Templo/Tabernáculo/Santuario. Cualquier otra tribu que tratara de quemar incienso era aniquilada (Numero 3:10) ya que no era su tarea ni elección. Éxodo 31 también hace referencia de los escogidos para hacer lo necesario para el Tabernáculo: 31 Y el Señor habló a Moisés, diciendo: Mira, he llamado por nombre a Bezaleel, hijo de Uri, hijo de Hur, de la tribu de Judá. Y lo he llenado del Espíritu de Dios en sabiduría, en inteligencia, en conocimiento y en toda clase de arte, para elaborar diseños, para trabajar en oro, en plata y en bronce, y en el labrado de piedras para engaste, y en el tallado de madera; a fin de que trabaje en toda clase de labor. Mira, yo mismo he nombrado con él a Aholiab, hijo de Ahisamac, de la tribu de Dan; y en el corazón de todos los que son hábiles he puesto habilidad a fin de que hagan todo lo que te he mandado: la tienda de reunión, el arca del testimonio, el propiciatorio sobre ella y todo el mobiliario del tabernáculo; también la mesa y sus utensilios, el candelabro de oro puro con todos sus utensilios y el altar del incienso;el altar del holocausto también con todos sus utensilios y la pila con su base; 10 asimismo las vestiduras tejidas, las vestiduras sagradas para el sacerdote Aarón y las vestiduras de sus hijos, para ministrar como sacerdotes; 11 también el aceite de la unción, y el incienso aromático para el lugar santo. Los harán conforme a todo lo que te he mandado” (1-11v.LBLA). Debemos tener cuidado con desear los ministerios y llamados ajenos. Aunque lo podamos ejercer, no significa que estamos ungidos para el trabajo. Jeroboam tomo posesión de la tribu del Norte (10 tribus) e hizo actos no aprobados por Jehovah, por lo tanto, perdió todo, incluso su familia. 1 Reyes 13 cuenta su historia y final por hacer lo malo delante de Jehovah, aun siendo amonestado por el profeta.

Cuando Dios llama, El capacita para el trabajo y la obra (2 Corintios 1:21). Dios es orden y sus llamados son predestinados (Romanos 8:30). El conoce el corazón y sabe aquel que se dejara capacitar. El no solo capacita, sino que también respalda. El Padre desea que todo hijo funcione en la casa. Por lo tanto, suministró habilidades y nombramientos para que la casa funcione en orden y koinonia. Si aún no sabes cuál es tu predestinada funcion en La Iglesia o en el Reino de Dios, pregúntale al que te predestino, El Padre Celestial. El contestara las peticiones de tu corazón. Jeremías 29:11 señala claramente los deseos del Padre para sus hijos: 11 “Porque yo sé los planes que tengo para vosotros” —declara el Señor— “planes de bienestar y no de calamidad, para daros un futuro y una esperanza.”  Cuando encuentre tu predestinada función, vístete y ármate, de inmediato sabrás que es tu oficio porque la vestimenta te acomoda y te sientes libre para moverte y caminar. ¡Entonces veras la obra del Espíritu Santo, quien se encargará de capacitarte! David no pudo funcionar con la vestimenta de Saúl. Dios no lo iba a equipar ya que estaba fuera de su vestimenta. Dios es orden y solo capacita al que ha elegido. Penosamente, encontramos muchos que se denominan a sí mismo o son nombrados por herencia, y hasta que encontremos nuestro llamamiento, predestinación o designación, el Espíritu Santo no equipara ni capacitara.

No ambiciones las vestimentas ajenas. No te vistas con armaduras de otro. Dios tiene lo tuyo separado y nombrado. David dijo “pacientemente espere en Jehová y el me oyó (Salmos 40:1 Parafraseado). No te afanes por recibir lo tuyo; cuando lo recibas sabrás que fuiste llamado para ese tiempo y ese momento. Solo espera en Jehová, Él nunca llega tarde.


Dios te Bendiga

Saturday, December 23, 2017

El Gozo De La Salvación

“Puesto que Cristo ha padecido por nosotros en la carne, vosotros también armaos del mismo pensamiento; pues quien ha padecido en la carne, terminó con el pecado,para no vivir el tiempo que resta en la carne, conforme a las concupiscencias de los hombres, sino conforme a la voluntad de Dios.Baste ya el tiempo pasado para haber hecho lo que agrada a los gentiles, andando en lascivias, concupiscencias, embriagueces, orgías, disipación y abominables idolatrías.A éstos les parece cosa extraña que vosotros no corráis con ellos en el mismo desenfreno de disolución, y os ultrajan;” (1 Pedro 4:1-4).

Gozo de la Salvación. Este es un tema muy citado en sermones, funerales, hospitales y en consejería cristiana. Muchos relacionan este decir al fin de la vida y saber que no hay muerte eterna. Pero, ¿Qué es en verdad el gozo de la salvación? Salmo 51:12 presenta al Rey David rogando al Padre para que le devuelva el gozo de Su salvación: “Vuélveme el gozo de tu salvación…” ¿que quiso decir David con esto? El Rey enfatiza que haría si el gozo le fuera devuelto: “Entonces enseñaré a los transgresores tus caminos” (v.13a); “Cantará mi lengua tu justicia” (v.14c); “publicará mi boca tu alabanza” (v.15c). En la Salvación hay deleite y liberación. Salvación es significado de completo acceso al Padre y todo lo que El posee, ya que somos co-herederos con Cristo. También es protección, amparo, defensa, resguardo, garantía de vida eterna. El apóstol Pablo en Filipenses 4:11 y 12 considera el gozo de la salvación como algo sólido, constante, invariable, eficaz: “Pues he aprendido a contentarme cualquiera que sea mi situación. Sé vivir en pobreza, y sé vivir en prosperidad; en todo y por todo he aprendido el secreto tanto de estar saciado como de tener hambre, de tener abundancia como de sufrir necesidad.” Pablo vivía su vida en deleite desde su encuentro con Cristo. Lucas 2:10-11 registra ese Gozo como un gozo inexplicable, ese “gran gozo” que disipa miedos y temores ¡Un gozo para toda la humanidad!

El Gozo de la Salvación es una actitud activa, estable, deleitosa; no hay variación ni carácter personal, solo el carácter de Cristo. Las circunstancias no determinan el caminar ni conducta del cristiano que ha entendido lo que es el gozo de la salvación. Pablo dejo el enojo, ya no se irritaba cuando observaba disensiones/variaciones entre creyentes que debían tener madurez cristiana (discusión con Pedro, Bernabé, Marcos, etc.) El apóstol recibió la revelación de la Salvación y lo expreso en Gálatas 2:20 “Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, más vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.” El apóstol encontró descanso para su alma y espíritu y aprovechaba el tiempo para predicar a Cristo y Su evangelio. El tiempo era valioso para derrochar en disensiones y cosas terrenales. Contrario a cuando no se apropia de ese “gran gozo,” se testifica un evangelio mediocre; un creyente en continua lucha con la carne, satanás y el mundo; viviendo una vida amarga (lo contrario del gozo) de quejas, depresiones, inconforme.

Gálatas 5:22-23 identifica diversos gozos de la salvación. A lo que a mi refiere, el mayor de ellos es el ¡Espíritu Santo! Tener al Espíritu Santo a nuestro lado y viviendo en nosotros es glorioso; es un privilegio de la Salvación. Hebreos 2:1-4 declama la magnitud de La Salvación y como debemos cuidarla, “Por tanto, es necesario que con más diligencia atendamos a las cosas que hemos oído, no sea que nos deslicemos. Porque si la palabra dicha por medio de los ángeles fue firme, y toda transgresión y desobediencia recibió justa retribución, ¿cómo escaparemos nosotros, si descuidamos una salvación tan grande? La cual, habiendo sido anunciada primeramente por el Señor, nos fue confirmada por los que oyeron, testificando Dios juntamente con ellos, con señales y prodigios y diversos milagros y repartimientos del Espíritu Santo según su voluntad.”

La Iglesia es heredera de los bienes celestiales y co-heredera con Cristo. En el mundo tendremos tribulaciones hasta que nos vayamos (sea que Cristo venga o muramos). El Gozo de la Salvación (no solo la salvación) nos fue dado para que vivamos confiado y en descanso, con la ayuda del Espíritu Santo. Es una tranquilidad y alivio poder vivir en este mundo sin desear las cosas que este ofrece (dañinas). Al hombre mundano le es extraño que un cristiano lleno del gozo de la salvación le sea indiferente los atractivos de la carne. Desde que Cristo termino con el pecado la carne fue puesta en sujeción al espíritu, por lo tanto, los deseos del mundo no le atraen.  Lo que se denomina como delicias mundanas (riquezas, lascivias, orgias, etc.) es abominación al espíritu de un creyente que goza la Salvación. Muchos creyentes todavía viven en continua lucha espiritual con satanás y las delicias temporales que este presenta. De la misma manera que Jesús, cuando satanás lo incito en el desierto, el cristiano debe usar La Palabra para combatir esas provocaciones. Lo que hace diferente a un creyente que se goza obedeciendo los mandamientos y ordenanzas de Dios, es que recibió la revelación del gozo de la salvación y se apropió de ella. Es inminente rogar al Padre para que recibamos y nos apropiemos de ese “gran gozo.” De lo contrario no tendremos vidas victoriosas y no podremos disfrutar de la Gloria de Dios en la tierra. El Padre desea mostrarnos Su Gloria, Su Majestad, Provisión, pero debemos descansar y deleitarnos en ser parte del Reino Celestial viviendo como embajadores en la tierra. El Gozo de la Salvación es Descanso (En paz me acostare y asimismo dormiré…), Paz (la paz que sobrepasa todo entendimiento), Confianza (No hemos visto justo desamparado…), Seguridad en El (Sus Promesas; Jehová es mis Pastor y nada me faltara), Amor (Nunca te dejare ni desamparare; Juan 3:16), Fe (Provisión), Compañerismo (amigo fiel), Familia Espiritual (saber que no estamos solos), etc. (puedes añadirle lo que venga a tu corazón).

¡GOZATE Y DELEITATE EN JEHOVA Y EN EL GOZO DE LA SALVACION Y VERAS LA VICTORIA!



Monday, December 11, 2017

Sabiduría Divina


Todos los caminos del hombre son limpios ante sus propios ojos,
pero el Señor sondea los espíritus (Proverbios 16:2).

Los ojos de Jehová observan todo lo que sucede en la tierra. Para El nada es invisible. El Espíritu de Dios escudriña hasta lo más íntimo del ser. El libro de Ezequiel muestra y relata las abominaciones del pueblo de Dios, los cuales creían que Dios ya no miraba su proceder. Ezequiel 8 relata a Jehová observando lo que sucedía en el Santuario detrás de las cortinas y paredes. Las idolatrías y aversiones del corazón del pueblo.  El rey David clamaba “¿a dónde me iré de tu Espíritu? ¿Y a donde huiré de tu presencia?” (Salmo 139:7). No existe lugar oculto para los ojos de Dios. imprudente y falta de sabiduría aquel que no lo cree. Pero los ojos de Jehová no solo miran el proceder de Su pueblo “rebelde,” también observa toda Su creación. Él se pasea por la tierra y contempla el proceder de los hombres. Tristemente, muchos cristianos aun caminan en su propio entendimiento, creyendo que los ojos de Dios desconocen su caminar.

“El Señor sondea los espíritus” (Proverbios 16:2). Esto aplica a toda Su creación, creyentes y no cristianos. Dios toma nota de todo el proceder del hombre para luego mostrar evidencias en el juicio final. Ezequiel 12 refiere a un pueblo rebelde, aunque tiene la ley y los profetas con ellos, no oyen ni ven: “Hijo de hombre, tú habitas en medio de casa rebelde, los cuales tienen ojos para ver y no ven, tienen oídos para oír y no oyen, porque son casa rebelde” (v.2). Jehová escuchaba todo lo que el pueblo comentaba y pensaba y lo revelaba al profeta, luego enviaba reflexión al pueblo a ver si se convertían de su mal camino (la misericordia de Dios nos expone para arrepentimiento y conversión). Dios escucha los pensamientos y mira las acciones de cada individuo y lo pesa. Proverbios 21:2 dice: “Todo camino del hombre es recto en su propia opinión; Pero Jehová pesa los corazones.” Jehová amonesto a Israel por tales acciones, andar en su propio entendimiento, también reprueba tales actitudes en nuestro tiempo. Proverbios 28:26 declara que “el que confía en su propio corazón es un necio…” el pueblo de Dios perece por falta de sabiduría Divina.

La sabiduría humana incrementa mientras suprime la sabiduría Divina. Eclesiastés, Salmos y Proverbios compendian inmenso material de sermones, reflexiones y advertencias acerca de la sabiduría y su importancia en el proceder cristiano. La necedad del hombre, queriéndose hacer sabio, lo lleva a perdición, mientras que sabiduría Divina libra de necedades humanas (proverbios 28;26b). Jeremías 9:23 exhorta a no gloriarse de sabiduría humana, mucho menos del poder adquirido, incluyendo riquezas, más bien debemos gloriarnos en conocerle a Él (Jehová). En ese mismo tono, 1 corintios advierte: “Nadie se engañe a sí mismo. Si alguno de vosotros se cree sabio según este mundo, hágase necio a fin de llegar a ser sabio” (3:18-20). Rechazar el conocimiento de Dios y Su sabiduría conduce al fracaso. Oseas 4:6 amonesta acerca de esta actitud, rechazar el conocimiento de Dios, y describe las consecuencias de esta acción. El pueblo de Israel fue disciplinado por abandonar el conocimiento de la Ley de Dios, siguiendo cada uno su propio entender. El libro de Ezequiel es un excelente manual para evitar tales acciones y actitudes. Estos libros (AT) son guía para nuestro conocimiento. No debemos ser sabios a nuestros propios ojos, debemos temer al Señor y apartarnos del mal (Proverbios 3:7).

Salomón intercambio la sabiduría Divina por los deseos carnales. Al final de sus anos entendió y comprendió su error. Por lo tanto, en sus libros (Eclesiastés y Proverbios) exhorta a no cometer el mismo error. El enfatiza el confiar en el Señor con todo tu corazón y no apoyarnos en nuestro entendimiento, reconocerle en todos nuestros caminos, entonces El enderezara nuestras sendas (Proverbios 3:3-6 parafraseado). El pueblo de Israel que salió de Egipto era guiado por la Gloria de Jehová. Números 9:20 explica que cuando la nube se paraba ellos se detenían, luego cuando el fuego se encendía ellos proseguían. Esto no ha cambiado aún. Mientras que Israel era guiado por la misma presencia de Dios, simbolizado por la nube y el fuego, nosotros tenemos el Manual Divino, La Biblia, para guiarnos en nuestro camino. Pero no solo poseemos uso de Las Escrituras, sino de ¡la misma presencia del Espíritu Santo! revelando y guiándonos.

Existen otros medios por los cuales el Señor amonesta y exhorta. Estos pueden ser las predicas, el profeta, sueños, hasta usa los no creyentes para exhortarnos. No existe excusa alguna para desviarnos del adquirido conocimiento de Dios. Cuando esto sucede, no debemos enojarnos por las consecuencias de la rebeldía y desviación (secuelas del pecado). Mucho menos enojarnos con Dios por la disciplina. Al contrario, debemos agradecerle por Su infinita misericordia ya que El usa nuestras debilidades (flaquezas, faltas) para que sirvan de espejos y evaluemos las áreas que debemos trabajar y fortalecer – hasta llegar a poseer la condición de un hombre maduro (Efesios 4:13b LBLA parafraseado). Salmos 125:1 anima a confiar en el Señor y afincarnos en El; profundizarnos en Su Sabiduría Divina para ser inconmovibles y permanecer para siempre (parafraseado).

El apóstol Pablo insta a pensar en los débiles y afirmarlos en el Señor. “Tened el mismo sentir unos con otros; no seáis altivos en vuestro pensar, sino condescendiendo con los humildes. No seáis sabios en vuestra propia opinión” (Romanos 12:16). Este pasaje indica la responsabilidad de ayudarnos los unos a otros. Sabiendo que pueden llegar días malos donde las fuerzas desvanecen y desmayamos. La Sabiduría Divina debe estar activa constantemente, aunque las fuerzas disminuyan, el conocimiento de Dios en nosotros nos afirma. Si algún hermano debilita en la fe, la Sabiduría Divina en nosotros lo fortalecerá hasta que este recobre fuerzas. No juzgando ni señalando, sino levantando manos y apoyando. Nadie está exento de perder fuerzas espirituales. Por lo tanto, ¡ayudaos y amaos los únicos a los otros en el amor de nuestro Señor y Salvador Jesucristo!



Friday, October 6, 2017

La Misericordia De Dios

La Historia Se Pone En Movimiento… ¡Las Trompetas Suenan!
(Apocalipsis 6-8)

“Después de esto, vi a cuatro ángeles de pie en los cuatro extremos de la tierra, que detenían los cuatro vientos de la tierra, para que no soplara viento alguno, ni sobre la tierra ni sobre el mar ni sobre ningún árbol. Y vi a otro ángel que subía de donde sale el sol y que tenía el sello del Dios vivo; y gritó a gran voz a los cuatro ángeles a quienes se les había concedido hacer daño a la tierra y al mar, diciendo: No hagáis daño, ni a la tierra ni al mar ni a los árboles, hasta que hayamos puesto un sello en la frente a los siervos de nuestro Dios” (Apocalipsis 7:1-3)

El mundo no camina desbocado hacia el fracaso como muchos creen. Su creador, Dios, regula y guía cada paso del universo, ¿Quién mejor que el autor para cambiar el diseño original de su confección? El cataclismo final está a la puerta. Dios viene hacer justicia. Las alteraciones cósmicas preparan la inminente aparición divina, la llegada del Cordero. Apocalipsis 6:12-17 relata: Vi cuando el Cordero abrió el sexto sello, y hubo un gran terremoto, y el sol se puso negro como cilicio hecho de cerda, y toda la luna se volvió como sangre, 13 y las estrellas del cielo cayeron a la tierra, como la higuera deja caer sus higos verdes al ser sacudida por un fuerte viento.14 Y el cielo desapareció como un pergamino que se enrolla, y todo monte e isla fueron removidos de su lugar. 15 Y los reyes de la tierra, y los grandes, los comandantes, los ricos, los poderosos, y todo siervo y todo libre, se escondieron en las cuevas y entre las peñas de los montes; 16 y decían* a los montes y a las peñas: Caed sobre nosotros y escondednos de la presencia del que está sentado en el trono y de la ira del Cordero, 17 porque ha llegado el gran día de la ira de ellos, ¿y quién podrá sostenerse?Estos pasajes bíblicos no son cuentos de terror ni fabulas de niños. Tampoco son historias del ayer. Pues no están escritos en el Antiguo Testamento para decir que ya sucedió (aunque existen profecías escritas en el AT que son para los tiempos finales). Cristo viene pronto a juzgar la humanidad; los tiempos muestran su pronta llegada. Un comentarista bíblico diserta acerca del séptimo sello y la sexta trompeta: “Con el sonido de la sexta trompeta prosigue la acción destructora de las fuerzas del mal descritas con una serie de imágenes enormemente expresivas. Pero el relato no pretende aumentar la desesperación de los creyentes, sino que procura facilitar una profunda conversión, tanto con respecto a Dios, como en relación con los hermanos.”

La Iglesia de Jesucristo debe despertar a la realidad que los tiempos finales se aproximan, intensificando de una forma agresiva la predicación del Evangelio de Jesucristo. Es tiempo de estar apercibidos, mirando como los tiempos testifican de la pronta llegada del Maestro. Estos tiempos no deben ser de apuros ni causar miedo, al contrario, es tiempo de proclamación del nombre de Jesucristo, para paz y salvación. No hay otra salida de salvación para la humanidad y la Iglesia tiene la respuesta y sanidad (Jesucristo) para el sufrir de la humanidad. 2na Crónicas narra palabras hermosas y confortadoras del Creador: “Si cierro los cielos para que no haya lluvia, o si mando la langosta a devorar la tierra, o si envío la pestilencia entre mi pueblo, 14 y se humilla mi pueblo sobre el cual es invocado mi nombre, y oran, buscan mi rostro y se vuelven de sus malos caminos, entonces yo oiré desde los cielos, perdonaré su pecado y sanaré su tierra” (7:13-15). La Misericordia de Dios es palpante en estos versículos. El desea salvar la humanidad y restaurarla a Su propósito original. Dios tenia grande planes con Su creación, y aunque el hombre la bloqueo por un instante, El aún espera que regrese arrepentido para restaurarlo.

La Misericordia de Dios se renueva cada día, pero habrá un tiempo final, sea que muramos o que Cristo venga, pero de seguro es que el mundo pasara. Lo único que da paz es la Palabra de Dios; sus promesas. La Sagrada Escritura es fidelina y en Ella no hay mentiras ni engaños. Todo lo que está sucediendo ya estaba escrito en Ella, por lo tanto, la Iglesia no debe amedrentarse, al contrario, levantarse con la autoridad del Hijo y la fuerza del Espíritu Santo predicando sin cesar, sin desmayar y ofrecer paz en tiempos tenebrosos.


Monday, September 18, 2017

Dios Es Dueño De Tu Situación

“Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio,
Y renueva un espíritu recto dentro de mí” (Salmo 51:10).

¿Tiene Dios poder sobre el universo y sobre todo ser viviente? Si la respuesta es positiva, entonces te preguntarías, ¿porque simplemente no cambia el proceder del hombre? este concepto sería más fácil, y ojalá fuera así, pero ¿no sería eso ir contra el libre albedrio; voluntad libre y personal obsequiada por El? El diccionario define ‘albedrio’ como: Libertad individual que requiere reflexión y elección consciente. Dios no creo marionetas ni títeres, sino hombres con voluntad propia.

Muchos creyentes consideran que el Creador debería hacer Su voluntad en TODA Su creación, incluyendo el hombre. Tristemente, esto no puede ser posible ya que Dios iría contra sí mismo; contrario a Su carácter, ya que El desea que todos vengan a Él en voluntad propia y con  entendimiento. Esto no quiere decir que se da por vencido. Al contrario, El utiliza las situaciones, sean provocada por el individuo como incitada por El, para atraer las personas a una cercanía con Él. En Dios no hay maldad, por lo tanto, situaciones provocada por El son siempre para bien. Y aun cuando son provocadas por el individuo, El las tornas positivo, esto cuando aceptamos nuestra derrota y reconocemos Su misericordia y majestad para ayudarnos. Esto lo leemos en Romanos 8:28-30. Dios se adueña de nuestras situaciones cuando se las entregamos a Él y descansamos en Su señorío sobre estas. De lo contrario, cuando queremos solucionar las situaciones sin Él, no aprendemos ni maduramos en nuestra fe.

Muchas veces Dios usa la situación para cambiar el corazón y la mente. El siempre estará y tendrá control de la situación, pero penosamente no de nuestro corazón y decisión. Por lo tanto usa las situaciones para revelar el corazón y la personalidad (como reaccionamos), y luego empezar a trabajar en esas debilidades y defectos de carácter que impiden nos acerquemos a Él.  Debemos reconocer el trabajo de Dios en las circunstancias. En medio de las situaciones incomodas Dios desea entrenarte, no matarte. El desea sacar todo mal existente en tu corazón y mente. Males como el chisme, burla, orgullo, celo, envidia, enojo, ira, falta de tolerancia y otros males del alma no restaurada. Todo aquello que impide tengas una relación con El y que recibas las revelaciones El desea darte. Jacob tuvo que pelear por la bendición Dios tenia para él. Antes de ser Israel, él tenía que dejar el viejo hombre (estafador) y buscar la reconciliación con Esaú. A veces tenemos rencillas guardadas contra otras personas, que para el Señor es necesario nos pongamos a cuenta. Dios no puede abrir puertas nuevas cuando existen males viejos.. en las nuevas puertas no caben viejos males.


Las circunstancias humanas a Dios no le intimidan. Él es dueño de ellas. Cuando provocadas por El, la intención es llevarnos a diferente dimensiones espirituales, pero no puede entrarnos hasta que no seamos extirpados de viejos ideales y preceptos. Por lo tanto, no te deje amedrentar por las situaciones de la vida, entrégalas a tu Creador y El se encargara de usarlas para tu bien. Asegúrate de no causarlas tú, y si aún surgen por esa causa, solo pide perdón por tu intervención en la situación y deja que Dios trabaje a tu favor. El siempre trabajara a tu favor! Dios desea crear en nosotros un corazón limpio, una mente sana y un espíritu recto!

Saturday, July 22, 2017

EN CONSTRUCCION

A El nosotros proclamamos, amonestando a todos los hombres, y enseñando a todos los hombres con toda sabiduría, a fin de poder presentar a todo hombre perfecto en Cristo” (Colosenses 1:28)

Pero tú, sé sobrio en todas las cosas, sufre penalidades, haz el trabajo de un evangelista, cumple tu ministerio. Porque yo ya estoy para ser derramado como una ofrenda de libación, y el tiempo de mi partida ha llegado. He peleado la buena batalla, he terminado la carrera, he guardado la fe. En el futuro me está reservada la corona de justicia que el Señor, el Juez justo, me entregará en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida (2 Timoteo 4:5-8 LBLA).

Las palabras del apóstol Pablo manifiestan el proceso de vida del cristiano: pelear batallas, guardar la fe, terminar la carrera. Con estas palabras del apóstol, se puede deducir que la vida del cristiano es una continua edificación, la cual no termina hasta el fin de la vida o los tiempos. Eso es el cristiano, un proyecto en construcción. El cristiano va escalando peldaños; subiendo escalones para llegar al piso o meta proyectada. A veces pierde el balance, retrocede, cae o se rompe. Esto es parte de todo proyecto, pero no es el propósito. El deseo de un atleta no es caer, tropezar o perder la competencia; este no entra en la competencia con esas intenciones. Al contrario, su deseo es lograr la meta y llevarse el premio. Así mismo el cristiano, este debe anhelar la corona de vencedor que se le dará al terminar la carrera espiritual (2 Timoteo 4:7). Pablo exhorta ensenar todo tiempo con sabiduría, y amonestar cuando sea necesario, ya que esto es parte del pastoreado, con esto ayudando al creyente crecer en el conocimiento de Dios “a fin de poder presentar a todo hombre perfecto en Cristo.”

El proceso de formación del creyente es largo. El Evangelio debe crecer diariamente en el cristiano. Para lograr esto, debe ejercitarse en las disciplinas espirituales (oración, lectura de la Palabra, ayuno, obediencia, asambleas, etc.) y estas lo llevara a crecer en el conocimiento de Dios, de Su Plenitud y en el propósito de vida en la tierra como embajador de Cristo.

El proceso de formación intuye crecer en propósito personal – para que fui creado; entendiendo verdaderamente el propósito de vivir en la tierra. Lucas 2:49 relata el episodio cuando Jesús era buscado por sus padres y la repuesta este le dio: “Entonces él les dijo: ¿Por qué me buscabais? ¿No sabíais que en los negocios de mi Padre me es necesario estar?” este entendimiento impregnado en el creyente lo ayudara a vivir una vida con propósito. Con esto reduciendo ansiedades y desánimo terrenal, y a la vez tristeza espiritual, entendiendo que ya no vive el sino Cristo en él. El cristiano de madurez espiritual vive con intención, ama incondicionalmente y tiene intimidad con Dios. Colosenses exhorta ser lleno del conocimiento de Su voluntad en toda sabiduría y comprensión espiritual, permaneciendo en la fe, cimentados y constantes, sin movernos (col 1:9,23). La madurez espiritual se muestra en el amor y la paciencia. El amor que Jesucristo mostro al mundo acarreo sabiduría y paciencia. Tuvo que educar hombres con problemas y deficiencias de todo género (educacional, social, etc.) y fue paciente con ellos. Los débiles en la fe eran Su deleite, mostrándole con milagros y prodigios un poquito del Reino Celestial (ej. las hermanas de Lázaro). Ruth Graham, esposa de Billy Graham, tiene escrito en su tumba “termino la construcción, gracias por su paciencia.” Ella entendió este concepto. Los creyentes estaremos en construcción hasta el último respiro de vida. Por lo tanto, debemos aprovechar cada instante de vida para edificarnos en Cristo y santificarnos en Su Palabra. debemos quitarnos la ropa de ‘civiles’ y vestirnos con el uniforme de ejército, entendiendo que mientras estemos en tierra vendrán tribulaciones (batallas, guerras) para las cuales debemos estar uniformados según Efesios 6: 10-20.

Cuando Cristo venga quiere encontrarnos vestidos de santidad, no desnudos en inmundicias. Nuestra Casa es el Cielo, no es la Tierra. Debemos desear las cosas de “arriba” no la de “abajo.” 2 Corintios 5:1-10 (LBLA) nos recuerda y anima: “Porque sabemos que, si la tienda terrenal que es nuestra morada, es destruida, tenemos de Dios un edificio, una casa no hecha por manos, eterna en los cielos. Pues, en verdad], en esta morada gemimos, anhelando ser vestidos con nuestra habitación celestial; y una vez vestidos, no seremos hallados desnudos. Porque asimismo, los que estamos en esta tienda, gemimos agobiados, pues no queremos ser desvestidos, sino vestidos, para que lo mortal sea absorbido por la vida.Y el que nos preparó para esto mismo es Dios, quien nos dio el Espíritu como garantía[c]Por tanto, animados siempre y sabiendo que mientras habitamos en el cuerpo, estamos ausentes del Señor (porque por fe andamos, no por vista); pero cobramos ánimo y preferimos más bien estar ausentes del cuerpo y habitar con el Señor. Por eso, ya sea presentes o ausentes, ambicionamos serle agradables. 10 Porque todos nosotros debemos comparecer ante el tribunal de Cristo, para que cada uno sea recompensado por sus hechos estando en el cuerpo, de acuerdo con lo que hizo, sea bueno o sea malo.”

Avancemos hacia adelante al Camino de Cristo, no importa lo que tengamos que padecer, sufrir. No nos desanimemos cuando faltamos al Evangelio, debemos seguir adelante, ¡entendiendo que ESTAMOS EN CONSTRUCCION!  hasta nuestro último respirar o hasta que Cristo regrese por Su Iglesia.


Friday, June 9, 2017

Dios Habla Tu Cultura

Aconteció que después de estas cosas, Dios probó a Abraham, y le dijo: ¡Abraham! Y él respondió: Heme aquí. Y Dios dijo: Toma ahora a tu hijo, tu único, a quien amas, a Isaac, y ve a la tierra de Moriah, y ofrécelo allí en holocausto sobre uno de los montes que yo te diré” (Génesis 22:1 LBLA).

¿Sacrificio humano? ¿Dios? ¿Pero Dios es amor? La idea de un Dios de amor que pide sacrificio humano es incomprensible a la mente humana. Estas dos no se relacionan. Tanto creyentes como no creyentes se aterrorizan a la idea. Para los creyentes, Dios estaba probando la fe de Abraham, pero, ¿porque sacrificio humano, su hijo? Los no creyente usan este pasaje para descreditar la Biblia como infalible, y a Dios como no existente. Estos últimos consideran la Biblia otro libro más; historias de novela. Para ellos la idea de un Dios de amor requiriendo sacrificio de sangre humana es insensato, inconcebible. Pero, ¿qué tal si esto no es lo que Dios pide Abraham? ¿Podríamos deducir que Dios solo estaba hablando el lenguaje de esa época, el lenguaje de Abraham?

Considerando las épocas y su cultura, observamos que cada época forma o genera su propia erudición. La época de la Depresión (1929) es diferente a la de los 60s. En la era de Vietnam los jóvenes pensaban diferente a la de los 60s y 70s, y así sucesivamente. Los padres de los 80s tienen problemas comunicándose con los hijos del 2000. Uno de los problemas mayores entre las relaciones humanas es la falta de sensibilidad cultural. La comunicación es afectada por esta insensibilidad. La falta de entendimiento cultural esta impidiendo la comunicación efectiva. Por esta escasez, las naciones se pelean entre sí, ya que no se entienden culturalmente. Estas barreras culturales provocan desacuerdos, malos entendidos, pero no solo en el idioma sino también en lo que es aceptable. Las regulaciones, los valores, y otras ideas humanitarias fundamentales cambian su efecto y sentido al pasar los tiempos. Debido a esto, se han escrito varios panfletos y libros en el manejo de la comunicación.
Existe la creencia que lo cultural solo tiene que ver con las nacionalidades o países de origen. Dentro de una nación puede existir varias culturas. Las épocas traen consigo nuevas ideas, creencias, principios, valores, y muchas veces dialectos, formando nuevas culturas. En la torre de Babel surgieron las lenguas, lo cual llevo a las personas a formar nuevas culturas (países, naciones, etc.). Dicen por ahí que ‘cada cabeza es un mundo,’ por lo tanto se debe tener sensibilidad humana y cultural para la comunicación si deseamos ser entendidos al comunicarnos. Si Dios tuviera que dirigirse al hombre de acuerdo a su generación/época, tendría que hablar muchas culturas para poder ser entendido.

La generación 2000, es una generación que se comunica con y por la tecnología. Su lenguaje es tecnológico, y han creado idiomas y dialectos que para las personas no tecnológica le he difícil entender. Con esto creando barreras de comunicación en todas las áreas, familiares, sociales, etc. y para Dios comunicarse con ellos usa su lenguaje. Dios desea ser entendido por todos, por lo tanto, usara todo tipo de recursos necesario para llevar el mensaje, pero no solo llevar Su mensaje, sino que este se entienda. También la música cristiana ha ido evolucionando con los tiempos. Algunos no aceptan esa evolución, mientras que otros la aprueban, aun tocándolas en sus congregaciones y asambleas santas, ya que con ella pueden atraer a una nueva generación cultural que necesita ser rescatada para Cristo.

En la época de Abraham existían muchos dioses. También existía el sacrificio humano como máxima prueba de servicio y honor al dios que se servía. Ese tipo de sacrifico era algo normal en la época y cultura de Abraham. Dios lo llamo de Ur de los Caldeos, una ciudad pagana, con muchos dioses. Quizás por eso Abraham no se aterrorizo ni espanto cuando Dios le pidió el sacrificio. Seguramente su descontento surgió, no del pedido sino de la promesa dada, y que ahora se veía perdida con el sacrificio de Isaac. La Biblia relata que por la fe se constituyó Abram amigo de Dios (Santiago 2:23; Isaías 41:8; leer Hechos 11 para referencia). Este obedeció ciegamente, sin preguntas. Abraham no se pasmó ante el pedido que Dios le hizo, porque el entendía que era la forma de mostrar, al Dios que se servía (según su cultura actual) el máximo sacrificio y honor. Con la respuesta de Dios a la obediencia de Abraham, este llego a conocer un Dios diferente a los que el antes servía, y que los de su cultura continuaban sirviendo. ¡Esta era el verdadero Dios; el Dios Todopoderoso; Dios de Amor!

Dios habla nuestra cultura. Él nos conoce enteramente. Por lo tanto, no tenemos que imitar a otros. El desea encontrarse con cada uno de nosotros en el lugar que estamos, y Él se encargara de llevarnos a donde Él quiere que estemos. Solo seamos obedientes y tengamos fe en El. No debemos perjurar ni juzgar otras nacionalidades y culturas, solo aceptarlas y amarlas. Dios es amor, y siempre nos buscara, así como hizo con Abraham, para que tengamos un encuentro y desarrollemos una relación íntima con El.